viernes

La nieve

Son tan pocas las veces que ha nevado en esta ciudad, que siempre resulta llamativo presenciarlo… sin embargo la intensa nevazón que cayó ayer, especialmente durante la noche, fue gigantesca y heló mucho más de lo que todos esperábamos.

Durante la tarde, el frío se convirtió en múltiples agujas, que lenta y profundamente atravesaron los huesos de mis piernas, sin embargo, y a pesar de las predicciones generalizadas, solo llovía. De vuelta del trabajo, comenzaron a aparecer esas gotas que suelen llegar al vidrio del auto desplomándose en múltiples gotas pequeñas… de a poco comenzaron a caer cada vez más lento, y en vez de estrellarse contra dicho vidrio empezaron a depositarse suaves, relajadas, como cuando estás cansado, te echas sobre un sillón dejándote caer y te desparramas por los bordes suspirando un “al fin”. Al llegar a casa, los pastos ya se encontraban emblanquecidos, los árboles mostraban sus frondosas canas y el cielo azulino común de la noche, se había transformado en un tono violeta iluminado por la luna llena que reflejaba desde atrás, era un telón, y lo que estaba viendo, sin duda, era una función maravillosa, una puesta en escena perfecta, donde cada copo tenía su posición, su lugar en el escenario de la ciudad. La obra trataba sobre el poder de la naturaleza, que sin odio, nos demostraba que si quisiera podría cubrirnos por completo, me parece extraño que no haya decidido hacerlo, pensando en todo el daño que le hemos provocado; debe ser porque ella también se comporta como una mujer enamorada, que no puede odiar, y perdona pensando que es parte de la maduración, del crecimiento, o del simple aprendizaje del otro.

Entonces entraste tú. Parecías una poesía con tu abrigo y tu pelo que al fin mostraban tu aura blanca gracias a la nieve. Tus ojos hermosos reflejaban el placer que te daba presenciar la función que observaba gratuitamente toda la capital. Pero sonreíste con la misma calidez de la noche… querías conversar conmigo. Poco a poco el frío se hizo más intenso, ya no sentía los dedos ni la nariz, te escuché hablar de tiempos más cálidos, de abrazos que ardían, de besos capaces de prender fuego sobre cualquier cosa, pero que ya no sentías, que desde hace tiempo ya no estaban. El tiempo sin vernos pasó la cuenta, mientras afuera el gris de la calle había mutado en un blanco velo, virgen.

Cuando mi cuerpo entró en calor noté que tampoco había sentido mis mejillas, las cuales recogían las lágrimas que germinaban en mis ojos, descolgándose de mis pestañas. Tus ojos hermosos ahora reflejaban un cariño enorme, que ya no era amor, tus lágrimas comenzaron a caer cada vez más lento, y en vez de estrellarse contra el vidrio, desplomándose, empezaron a depositarse suaves en mi conciencia... comenzaste a nevar.

Son pocas las veces que ha nevado en esta ciudad, pero la nevazón de ayer, y que hoy aparece en todas las noticias mostrando el hielo, el frío de la gente, fue especialmente gélido… para ti, para mí, y probablemente para la nieve también. Los inviernos son más crudos, cuando sus mañanas se bañan en la más fría soledad.

______________________
N. del A: -Este cuento está dedicado a la Danito, mi Danito... Entiéndase que es "basado en hechos reales", pero que es solo "basado".
- Gracias mi niña por todo, por las sonrisas, los regalos, el aprendizaje, por lo que fui contigo, por lo que fuiste conmigo. Te quiero mucho.

2 comentarios:

Carito :) dijo...

:: Tatito y Danito ::

La vida está llena de aprendizajes que a veces vienen en forma de personas, lo bello del camino recorrido y los aromas que se enseñaron el uno al otro es algo que se quedará eternamente en sus corazones.

Pero el aprendizaje continúa y siempre hay aromas en el aire, no dejen jamás de disfrutar cada paso del camino; porque después de todo, los pasos de cada uno, siempre son sólo de uno.

El amor esta presente en cada paso que da el universo.
Y en cada paso, estamos todos unidos.

Los quiero mucho...
Carito :)

Carito :) dijo...

:: Tatito y Danito ::

La vida está llena de aprendizajes que a veces vienen en forma de personas, lo bello del camino recorrido y los aromas que se enseñaron el uno al otro es algo que se quedará eternamente en sus corazones.

Pero el aprendizaje continúa y siempre hay aromas en el aire, no dejen jamás de disfrutar cada paso del camino; porque después de todo, los pasos de cada uno, siempre son sólo de uno.

El amor esta presente en cada paso que da el universo.
Y en cada paso, estamos todos unidos.

Los quiero mucho...
Carito :)