miércoles

Las trepidantes aventuras de Wasinflei III

Un gnomo golpeó a Wasinflei en la frente, y como no le pidió disculpas él le compró un helado y hablaron del futuro.
Wasinflei no fue rencoroso porque cuando peque, su madre le enseñó a nunca pelear con gente más pequeña que él, y el es muy alto para los gnomos.

1 comentario:

Daniela Paz dijo...

Que bueno tener noticias de wasinflei otra vez!!...ultimamente sus visitas se han hecho más esporádicas.
Debe estar pasando por algun proceso interno o algo asi, ha cambiado mucho en este tiempo!!. Al principio salía a cazar gnomos y era muy feliz, hoy los gnomos lo golpean y el les regala helado(??), como todo un buen samaritano.Raaaaro.
En que andara? tantos cambios?....quizas nuestro amigo wasinflei en una de sus andanzas se topó con nuestro amigo Budha y la vida de Budha lo transformo!....tal vez, quién sabe...pero algo raro esta sucediendo por aqui...

Saluda de mi parte a wasinflei cuando lo veas nuevamente y dile que venga a visitarme, que aquí le tengo su reloj que despistadamente dejó la última vez.

Besus para ti!